Desde 1989 convirtiendo la granja en criadero

La explotación agrícola de la familia de Rudolf y Regina Faymonville y sus cuatro hijos, más conocida con el nombre de “Sonnenhof”, fue durante décadas su medio de sustento diario. En 1989, su hijo Joseph asumió el mando de la granja de sus padres y quiso convertirse en ganadero, aparte de continuar con su ocupación laboral principal como asesor fiscal y de empresas. Pronto descubrió su pasión por la cría de caballos.

En 1991 llegaron las primeras yeguas a la granja.  Pronto quedó demostrado que del cruce selectivo de las yeguas con sementales de Renania del Norte-Westfalia nacían potros de gran calidad. Se habían sentado las bases de una cría de caballos de éxito.  Al poco tiempo se registraron todas las yeguas en el libro genealógico de caballos de la región de Renania.

Con el apoyo de su esposa Gaby y el incansable esfuerzo de su padre, Rudolf, la yeguada de Joseph Faymonville creció rápidamente hasta convertirse en una de los criaderos más grandes del este de Bélgica. A día de hoy, la yeguada cuenta con unos 6-7 empleados a tiempo completo.

Su padre, Rudolf, respaldó con mucho interés y un incansable esfuerzo el nuevo uso de la granja. Su experiencia con los animales fue un pilar fundamental de gran valor para el Sonnenhof hasta el final de su vida (2003).